HELADA EN EL MONASTERIO. Una sensación diferente

Agua, roca, musgo y hielo nos rodean a cada paso que damos. Como un blanco sudario, el hielo cubre con su pátina todos los rincones. Solo la fuerza del agua consigue vencer el inmenso poder de los gélidos cristales y fluye, atronadora, en cada salto y desnivel del cauce. Impresiona el poder fantasmal del duro elemento que, como si de humo se tratase, se extiende por doquier.

Duros carámbanos salpican el paisaje. Las cuevas y recovecos abren sus fauces ante nosotros mostrandonos sus desdentadas bocas cinceladas con el paso del tiempo y orladas de chupones que parecen engullirnos irremediablemente. Como escaleras talladas en el musgo, duras y resbaladizas gradas, acompañan al agua saltarina que, en medio del fascinante paisaje, siguen su curso brincando amenazante en impresionantes cascadas.


Bellas y evocadoras imágenes que nos invitan a sentir la belleza despiadada del inmisericorde hielo.

 Texto de José Manuel Trullén

 



























Comentarios

  1. Joder pues sí que da frío siiii pero son preciosas

    ResponderEliminar
  2. ¡Espectacular!, como cada uno de tus reportajes.

    ResponderEliminar
  3. Espectaculares y muy sugestivas las fotografías. Ha llegado el frío!!

    ResponderEliminar
  4. Agua en todos sus estados!!!!!!! Maravilloso.

    ResponderEliminar
  5. La belleza del Monasterio de Piedra en su máximo esplendor. Preciosas.

    ResponderEliminar
  6. Unas fotos preciosas, como en Frozen. Gracias por compartirlas.

    ResponderEliminar
  7. Espectaculares. Momentazo estar ahí.. y no caerse!!! Maravillosas. Un abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  8. Pusiste tu vida en peligro. Saliste ileso y podemos disfrutar de la belleza de la helada en el Monasterio. Gracias. Teo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares